ARZOBISPADO ORTODOXO DE ESPAÑA Y PORTUGAL

Cuadro de texto: Información útil

 

LOS CONCILIOS ECUMÉNICOS DE LA IGLESIA

 

La Iglesia Ortodoxa reconoce siete Concilios Ecuménicos, aquellos considerados como tales también por la Iglesia indivisa. Todos los demás Concilios recibidos por el pueblo de Dios en el curso de los siglos, son verdaderamente tenidos en alta estima, pero no son considerados como “ecuménicos”.

 

I Concilio Ecuménico

Convocado por el emperador Constantino I el Grande, tuvo lugar con la participación de 318 Padres en Nicea en Asia Menor, en tiempos del Papa Silvestre I de Roma y del Patriarca Metrófanes I de Constantinopla, para combatir la herejía de Arrio. En este Concilio se acordó la fecha común de celebración de la Santa Pascua.

 

II Concilio Ecuménico

Convocado por el emperador Teodosio I el Grande, se celebró con la participación de 150 Padres en Constantinopla en el 381, en los tiempos del Papa Dámaso de Roma y del Patriarca Gregorio I (Nacianceno) de Constantinopla, para combatir la herejía del pneumatómaco Macedonio. Este gran Concilio también fijó el Símbolo de la Fe, el Credo, al que la Iglesia Occidental añadió luego, siglos después, el controvertido “Filioque”.

III Concilio Ecuménico

Convocado por el emperador Teodosio II, se celebró con la participación de 200 Padres en Éfeso en Asia Menor en el 431, en tiempos del Papa Celestino I de Roma y del Patriarca

Nestorio de Constantinopla, para combatir la herejía de este último, que negó la divinidad de Cristo. En Éfeso la Virgen María fue declarada Madre de Dios (Theotokos).

 

IV Concilio Ecuménico

Convocado por el emperador Marciano, se celebró en Calcedonia en Asia Menor con la participación de 630 Padres en el 451, en  tiempos del Papa León I de Roma y del Patriarca Anatolio de Constantinopla, para combatir la herejía del monofisita Dióscoro, que negó la humanidad de Cristo

 

V Concilio Ecuménico

Convocado por el emperador Justiniano I, se celebró en Constantinopla con la participación de 160 Padres en el 553, en tiempos del Papa Virgilio de Roma y del Patriarca Euticio de Constantinopla, para combatir la herejía de Orígenes.

 

VI Concilio Ecuménico

Convocado por el emperador Constantino IV Pogonato, se celebró en Constantinopla con la participación de 170 Padres en el 681, en tiempos del Papa Agatón de Roma y del Patriarca Jorge I de Constantinopla, para combatir el monotelismo, una sola voluntad, del Papa Honorio de Roma.

 

VII Concilio Ecuménico

Convocado por los emperadores Constantino VI e Irene, se celebró en Nicea en Asia Menor con la participación de 367 Padres en 787, en tiempos del Papa Adriano de Roma y del Patriarca Tarasio de Constantinopla, para combatir la herejía de los iconoclastas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BAUTISMOS

 

· Se celebran durante todo el año, excepto en la Semana Santa.

· Se tiene que presentar fotocopia del certificado de nacimiento o del libro de familia.

· El padrino o la madrina, tienen que ser cristiano ortodoxo.

En el caso de conversión de heterodoxos a la ortodoxia, siempre y cuando hayan sido bautizados en nombre de la Santísima Trinidad, sólo es administrada la Santa Crismación, después de que hayan sido instruidos en la fe ortodoxa.

 

MATRIMONIOS

 

No son celebrados:

· del 15 de diciembre hasta Navidad.

· del Lunes Puro hasta Pascua (23 de febrero – 4 de abril).

· durante el Ayuno de la Dormición (1 – 15 de agosto).

· el 5 de enero, víspera de Teofanía.

· el 29 de agosto, conmemoración del Martirio de San Juan Bautista.

· el 14 de septiembre, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz

· Con los no cristianos o con personas de confesiones cristianas que no tengan un bautismo válido.

Para la celebración de un matrimonio hace falta:

· la celebración del matrimonio civil.

· el certificado de Estado libre eclesiástico y civil de los futuros esposos.

· el certificado de Bautismo y Confirmación de los futuros esposos.

· una declaración firmada por los futuros esposos, en el caso de matrimonio mixto, que los hijos serán bautizados y educados en la Iglesia Ortodoxa

· que los testigos sean ortodoxos.

En el caso de segundo o tercer matrimonio, la parte interesada debe presentar el divorcio civil del anterior matrimonio además del religioso, en el caso de que el anterior matrimonio haya sido celebrado en una iglesia ortodoxa. En caso de viudez, se presenta el certificado de fallecimiento del cónyuge.

En el caso de que falten – por motivos prácticos – los certificados de Estado libre matrimonial eclesiástico, de Bautismo y de Matrimonio civil, y por cuanto concierne exclusivamente a ciudadanos ortodoxos procedentes de países que no forman parte de la Unión Europea, serán reemplazados por la adecuada “Declaración personal”, adjuntando fotocopia del documento de identidad de todos los firman. Está prohibida la concelebración del Sacramento del matrimonio de parte de sacerdotes ortodoxos, con ministros de culto de otras confesiones.

 

 

DIVORCIOS

 

Para la concesión del divorcio eclesiástico es necesario:

· que ya haya sido concedido el divorcio civil.

· que la parte interesada en el divorcio religioso presente oportuna solicitud al Arzobispado. En tal solicitud deben indicarse las razones por las cuales la convivencia ha sido suspendida.

 

A la solicitud de divorcio se adjuntarán copias compulsadas:

· del certificado del matrimonio religioso.

· del certificado del divorcio civil

      

 

FUNERALES

 

En cada caso los parientes deben enseguida informar al sacerdote para que les indique las iniciativas a emprender.

Según la tradición de nuestra Santa Iglesia, está prohibida la incineración de los difuntos.

En caso de que un ortodoxo haya expresado por escrito el deseo de ser incinerado y sus parientes quieren cumplir esta voluntad, se celebra por “economía canónica” y con el permiso del Arzobispado el funeral antes de la incineración, pero no se acompaña al difunto al crematorio.

 

 

CONMEMORACIONES DE LOS DIFUNTOS

· Las conmemoraciones solemnes para los difuntos son ruegos de la Iglesia formulados para el reposo del alma de los que  han dormido en Dios. Estas conmemoraciones se celebran el tercero, noveno y cuadragésimo día después de la muerte, además el tercero, sexto, noveno y duodécimo mes y en cada aniversario. También en los denominados “Sábados de Difuntos”, en los cuales se ruega por todos los que  han dormido en el Señor.

Las conmemoraciones solemnes se celebran durante todo el año, excepto en los siguientes períodos:

· del Sábado de Lázaro hasta al Domingo de Tomás (4-19 de abril ).

· del 25 de diciembre al 6 de enero.

· en las fiestas de la Decapitación de San Juan Bautista el Precursor (29 de agosto) y de la Exaltación de la Santa Cruz (14 de septiembre)

· en las principales fiestas dedicadas a Cristo: Circuncisión, Teofanía, Presentación en el Templo, Ascensión, Transfiguración, Navidad.

· en las principales fiestas dedicadas a la Madre de Dios: Anunciación, Dormición, Natividad, Presentación en el Templo.

· en la fiesta de Pentecostés y Lunes del Espíritu Santo.

en el día de la fiesta patronal de la iglesia parroquial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL AYUNO EN LA IGLESIA ORTODOXA

 

Así como existen períodos de fiesta en la Iglesia, también existen períodos de ayuno. El propio Jesucristo a menudo ayuna y recomienda que también el pueblo ayune. El ayuno no es un conjunto de prescripciones sobre el régimen y no se realiza para cumplir exigencias legalistas. El ayuno, acompañado por la oración, es una ayuda espiritual que disciplina el cuerpo y el alma y permite al hombre acercarse más a Dios, especialmente durante los períodos de preparación para las grandes fiestas de la Iglesia. El ayuno no consiste en la eliminación total de la comida, como se podría creer erróneamente, sino regularlo del modo siguiente:

 

A). Prescindir de la carne y sus derivados, los productos lácteos y el pescado, en los siguientes días:

 · cada miércoles y viernes.

· durante la Gran Cuaresma (23 de febrero – 11 de abril).

· durante el ayuno de los Santos Apóstoles (8-28 de junio).

· durante el ayuno de la Dormición (1 – 14 de agosto).

· durante el ayuno de la Navidad (15 de noviembre – 24 de diciembre).

 

El pescado se consume en los siguientes días de ayuno:

· en la fiesta de la Anunciación (25 de marzo).

· el Domingo de Ramos (5 de abril).

· durante el ayuno de los Santos Apóstoles, excepto miércoles y viernes.

 

El ayuno estricto, que consiste también en la abstinencia del aceite y del vino, se practica en los siguientes días:

· la Víspera de Epifanía (5 de enero).

· cada miércoles y viernes de la Gran Cuaresma.

· Lunes Puro (23 de febrero).

· durante la Semana Santa (6-11 de abril).

· en la conmemoración de la Decapitación de San Juan Bautista (29 de agosto).

· En la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz (14 de septiembre).

 

B). Períodos exentos de todo tipo de ayuno:

 

· La semana después del Domingo del Fariseo y el  Publicano (1-7 de febrero).

· La Semana Pascual (13-18 de abril ).

· Apódosis (despedida) de Pascua (miércoles 20 de mayo).

· La semana después de Pentecostés (09-15 de junio).

· El período entre Navidad y Epifanía  (26 de diciembre  - 04 de enero).

 

 

 

 

APÉNDICE

 

El Arzobispado Ortodoxo de España y Portugal para cumplir su difícil obra eclesiástica, cultural y social  necesita la ayuda de su feligresía. Este, como Organismo Religioso reconocido jurídicamente por el Estado Español, puede recibir donativos que son deducibles de los impuestos. Quien desee efectuar donaciones se le ruega las realice con ingreso bancario en la Cuenta N° 2100 1417 16 0200433017 a nombre del “Arzobispado Ortodoxo de España y Portugal”, Caja de Ahorros “La Caixa”, Calle Claudio Coello N° 14, E-28001 Madrid (para donaciones del extranjero IBAN: ES63 2100 1417 1602 0043 3017 - SWIFT: CAIX ES BB) .

El Arzobispado Ortodoxo de España y Portugal confía en la acogida y la ayuda de los fieles ortodoxos de la Península Ibérica y sus Islas a quienes les agradece sinceramente sus aportaciones, sea cual sea el importe de las mismas. Los dos céntimos de la viuda de la parábola evangélica tienen mucha importancia también.